Sonntag, 8. Februar 2009

Schalke y Werder: duelo de decepciones

Ayer estuve viendo el partido entre el Schalke04 y el Werder Bremen (1-0). Debería haber decidido malgastar mi tiempo con cualquier otra cosa. El partidito que ofrecieron ayer ambos aspirantes a plaza Champions (o eso era al menos el objetivo de inicio de temporada, allá por agosto) sólo se puede catalogar como horrendo. En especial la primera parte, donde yo creo que se debería haber pagado una indemnización a los espectadores, por tener que sufrir ese castigo. Y es que con el frio que viene haciendo por aqui en estos dias, tirarte un par de horas al "fresco" no es poca cosa. Y lo peor es que los equipos eran el Schalke04 de Bordón, Rafinha, Westermann, Rakitic, Farfán contra el Werder de Naldo, Mertesacker, Fritz, Frings, Özil, Rosenberg (recordemos que Diego y Pizarro seguian sancionados). Porque si con todo mi respeto se hubiesen enfrentado el Gladbach contra el Cottbus, pues bueno, donde no hay, pues no hay... pero el repertorio de errores, pases al contrario, controles que se iban a la nada, nula creatividad, etc, no era digna de los equipos que estaban sobre el campo. El resultado final favoreció a los de casa, pero yo creo que un 0-0 hubiese sido más justo. Un empate a nada. Por un lado el Schalke con un 4-2-3-1 donde en el centro del campo domina la brega con Jones y Westermann (el chico para todo) y con unos muy desafortunados Asamoah y Altintop en las bandas. Sólo se salva Rakitic con algunos destellos. Arriba “la foquita” Farfán pasando despercibida y sigue sin enterarse de lo que va la Bundesliga. Lo mejor, la pareja de centrales: el veterano Bordón junto al prometedor central Höwedes, autor a la postre del único gol del partido a balón parado, como no, porque de otra forma dudo mucho que hubiese habido un gol en este partido. Por parte del Werder, muy gris en todas las lineas. Thomas Schaaf, dispuso el clásico 4-4-2 . En defensa los centrales estuvieron aseados, pero los laterales (en especial Boenisch por la izquierda) hicieron aguas. Las bandas en el centro de campo en entrenador se las dio a Frings (derecha) y Tziolis (izquierda) por delante de Baumann, o lo que es lo mismo tres centrocampistas defensivos, con una pobre aportación de todos ellos. De las labores de creación y sustituyendo a Diego, se debia ocupar Özil, pero estuvo siempre perdido y de sus botas no salió nada aprovechable. Arriba, la pareja Rosenberg-Almeida, ambos estuvieron muy mal. Si resumimos que el mayor peligro llegó por parte de un par de cabezados del central Naldo, pues creo que el conocido vendaval ofensivo del Werder brilló por su ausencia. Y tras el gol del Schalke, apenas mostraron alguna reacción con sentido. Y es que este Werder sin Pizarro y sobre todo sin Diego, es otro equipo. Preocupante la continuada baja forma de determinados jugadores como Frings, Baumann, Fritz o Rosenberg. En general, un decepcionante partido donde quedó claro el porqué de que ambos equipo se cuenten hoy por hoy como las grandes decepciones del campeonato alemán.

Kommentare:

  1. Las veces que he visto al Schalke esta temporada me he aburrido mucho, y eso que la Bundesliga es bastante entretenida.

    AntwortenLöschen
  2. Y ya llevan varias temporadas dónde el fútbol que practican es cuanto menos "rústico".
    Las últimas temporadas bajo Slomka al menos conseguian resultados, pero en esta temporada ya ni eso.
    Y si le añadimos unas expectativas desorbitadas a principios de temporada, pues es normal que los aficionados estén muy descontentos.

    AntwortenLöschen